READING

Desde las ondas, defendiendo el territorio en Hond...

Desde las ondas, defendiendo el territorio en Honduras y Guatemala

La fría bruma cubre la montaña con la tibia luz del amanecer, y a lo lejos suena un viejo transistor que entre sonidos de marimba dice «Buenos días comunidad de Chamtaqá, aquí iniciando transmisión desde la Radio Kamolbé 93.1».

Pocas horas después, cerca del mar entre palmeras y la humedad que anuncia el bochorno diurno, a ritmo de bachata se escucha «Buiti Binafi, ya estamos acá de vuelta». Es la radio comunitaria Waruguma, de Trujillo.

Una está en Guatemala y la otra en Honduras. Y a primera vista quizás pareciera que no tienen nada en común. Sin embargo, ambas forman parte de la Red Mesoamericana de Radios Comunitarias, Indígenas, Garífunas y Feministas, creada en el 2009.

Trabajando en Red y apoyo mutuo

La Red Mesoamericana es una red estratégica de alianzas orgánicas que reúne varias radios comunitarias y que nace con la misión de fortalecer las luchas de las organizaciones sociales y los pueblos de la región. Actualmente, la conforman 20 radios comunitarias acompañadas por 9 organizaciones de base en defensa del territorio y los DDHH. El mantenimiento de las radios al aire requiere de un gran esfuerzo y determinación, pues estás son autosostenibles y se conforman gracias al trabajo voluntario y el compromiso social de la comunidad y las personas que participan cotidianamente.

El principal objetivo de la Red Mesoamericana es sumar esfuerzos de los proyectos de comunicación de organizaciones que comparten visiones de lucha más allá de las fronteras culturales, religiosas y étnicas. Y así, establecerse como una red activa y operativa, con capacidad de articulación y respuesta conjunta en un espacio de apoyo mutuo y hermandad.

¿De qué contexto hablamos?

Esto no es casual sino causal, pues echando un pequeño vistazo a la situación de DDHH en relación a la libertad de expresión en la región, encontramos algunos datos preocupantes:

En Guatemala, los medios impresos están controlados en su mayoría por el grupo familiar Marroquín, además de ser dueño de Emisoras Unidas con 41 frecuencias. Y aunque la propiedad de la radio está más dispersa: alrededor de 550 frecuencias donde el 55% está bajo el control de nueve conglomerados empresariales, es significativo que más de la mitad de las frecuencias están en posesión de los mismos dueños de la prensa y televisión. Además, dichas frecuencias se obtienen por subasta, por lo que resulta casi imposible el acceso en igualdad de oportunidades entre medios comunitarios y grandes empresas de comunicación.

En Honduras, un total de 69 periodistas y comunicadores sociales han perdido la vida desde el año 2001 hasta la fecha, según estadísticas de la oficina del Comisionado Nacional de Derechos Humanos (CONADEH), y sólo ha habido 6 sentencias, por lo que el 91% de los casos siguen en la impunidad.

Ante estos síntomas (podríamos encontrar muchos más), y realizando un monitoreo de los medios comerciales (medios oligarcas que responden a unos intereses económicos muy concretos y se encuentran en manos de muy pocos) vemos como sus mensajes criminalizan los movimientos sociales, ridiculizan y folklorizan la espiritualidad y cultura, fomentan la migración y el sexismo y promueven los proyectos extractivistas y de despojo en pro del «desarrollo».

Todos esos mensajes son desechos de información que se lanzan a las comunidades. Al igual que si fuera un basurero donde se amontonan los desperdicios sin control, y en este caso sin consulta ni aviso a las propias comunidades.

Por ello, las comunidades han dicho basta a la contaminación de su tierra y territorio por parte de mega proyectos y los medios comerciales. Es ahí donde surge la necesidad de crear medios propios, con identidad propia, donde la apropiación de la tecnología es un proceso en sí por el cual se construyen los medios comunitarios, que como el nombre indica, son de la comunidad creados por la fuerza del tejido social que los mueve e impulsa.

En este sentido, es necesario entender TERRITORIO como algo más completo, más allá de la tierra, si no también, cuerpo, identidad, cultura, radioespectro, etc.… Y así la primera línea de defensa del territorio es LA PALABRA. Por ello, la radio es usada por los y las comunicadoras comunitarias como una herramienta para amplificar su palabra y sus derechos como comunidades, su ser y sentir particular y propio, en defensa del territorio.

¿Y qué está ocurriendo con las radios comunitarias?

Así ocurre con la radio Waruguma, en Trujillo, organizada en La Red de Radios Comunitarias Garífunas. En el 2008 la comunidad de Guadalupe, en la bahía de Trujillo en la costa norte hondureña, interpuso una demanda en contra del canadiense Randy Jorgensen, conocido como el Rey del Porno, por las compras ilegales de tierras en esa comunidad, pues el plan es abrir paso al puerto de cruceros Banana Coast hasta el proyecto Alta Vista, un mega complejo turístico en tierras comunitarias. Desde las radios comunitarias, y con el apoyo de la Organización Fraternal Negra de Honduras (OFRANEH) se ha realizado un trabajo de organización y concientización de la sociedad, lo que le ha supuesto varios atentados y amenazas a líderes comunitarios y comunicadores. El pasado 18 de mayo el compañero César Geovany Bernárdez, comunicador comunitario y miembro de la Coordinación General de la OFRANEH, fue detenido acusado de usurpar un terreno que se encuentra dentro del título comunitario otorgado a la comunidad de Guadalupe. Aunque el juez ordenó su puesta en libertad, el defensor de derechos humanos fue sometido a medidas sustitutivas.

El último suceso data del 26 de julio de este mismo año, cuando la Radio Comunitaria Waruguma, recibió la Resolución OD 034-17, emitida por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL), donde se la señala como “REBELDE” a la radio comunitaria.

Según el Convenio 169 de la OIT sobre derechos indígenas, entre otros convenios internacionales que Honduras ha ratificado, los pueblos originarios tienen derecho a propios medios.

Al otro lado de la frontera, el 20 de marzo del 2017, se llevó a cabo la “Marcha por la dignidad” donde participaron las comunidades q’eqhi’es de Alta Verapaz, convocadas para exigir a las autoridades judiciales que resuelvan de forma definitiva el amparo donde se reconozca el derecho a la consulta a la comunidad de Santa María Cahabón. En este municipio, existe una fuerte oposición a los proyectos hidroeléctricos Oxec I y Oxec II, pues la construcción de estos supondría un deterioro al ecosistema de la zona, así como la destrucción de lugares sagrados para las comunidades q’eqhi’es. Por su parte, la Radio Kamolbé, perteneciente a la Unión Verapacense de Organizaciones Campesinas (UVOC) ha estado realizando una campaña de información y sensibilización de la población a través de las ondas, creando junto con los y las comunicadoras comunitarias de la Red Mesoamericana una radio revista sobre el tema[1].

El pasado sábado 29 de julio en las aldeas y comunidades de Santa María Cahabón, las familias q’eqchi’ de 196 comunidades se reunieron para resaltar la importancia de retomar la consulta de buena fe, para el 27 de agosto de este año, haciendo una invitación a que organizaciones, colectivos, observadores y periodistas, aseguren un ambiente sin hostilidad y en armonía para ese día, además de velar por el cumplimiento del debido proceso.

Estos son sólo algunos de los ejemplos de cómo la radio comunitaria está siendo una compañera de lucha para las organizaciones de base y comunidades en defensa los DDHH y el territorio. Desde los distintos proyectos de comunicación, y desde la Red Mesoamericana de Radios Comunitarias, Indígenas, Garífunas y Feministas se practica a diario el derecho a la libertad de expresión, usando la palabra, nuestra primera línea de defensa ante la opresión y una herramienta fundamental para el ejercicio del derecho a la información.

 

Foto: COMPPA

 


Notas

1 Red Mesoamericana de Radios Comunitarias, Indígenas, Garífunas y Feministas de Honduras y Guatemala “¡Escucha y Aprende! Hidroeléctricas”, www.radioscomunitarias.info (página consultada en agosto 2017).

Bibliografía

Página de la Red Mesoamericana de Radios Comunitarias, Indígenas, Garífunas y Feministas de Honduras y Guatemala: www.radioscomunitarias.info

Comunicadorxs Populares Por la Autonomía (COMPPA). Escuelita de Comunicación Popular de los Pueblos, 2010, en línea: https://www.comppa.org/materiales-didacticos-comppa/ (página consultada en agosto 2017).

Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes (1989, 27 de junio). Entrada en vigor: 5 de septiembre de 1991.

Clases de periodismo (2017).Honduras: 69 periodistas asesinados desde 2001 y una impunidad que indigna”, 2 de mayo 2017, en línea: http://www.clasesdeperiodismo.com/2017/05/02/honduras-69-periodistas-asesinados-desde-2001-y-una-impunidad-que-indigna/ (página consultada en agosto 2017).

Hernández, Rosalina (2017). “En defensa de la determinación”, CIMAC, 21 febrero 2017, en línea: http://www.cimacnoticias.com.mx/?q=etiqueta/guatemala&page=2 (página consultada en agosto 2017).

Morales, Rony (2017). Consulta comunitaria de buena fe, vital para la vida del río Cahabón”, Prensa Comunitaria, 29 julio 2017, en línea: http://www.prensacomunitaria.org/consulta-comunitaria-de-buena-fe-vital-para-la-vida-del-rio-cahabon/ (página consultada en agosto 2017).

OFRANEH, (2017). “Amenazan con clausurar la Radio Comunitaria Garífuna Waruguma en Trujillo”, 26 de julio 2017, en línea: https://ofraneh.wordpress.com/2017/07/26/amenazan-con-clausurar-la-radio-comunitaria-garifuna-waruguma-en-trujillo/ (página consultada en agosto 2017).

Anna Jover Segura

ANNA JOVER SEGURA détient un baccalauréat en publicité et relations publiques et une maîtrise en culture de la paix. Elle est expérimentée en analyse de conjoncture dans les zones de conflit, en droits humains et en dynamique de rétablissement de la paix en Amérique latine. Elle est journaliste indépendante pour les médias alternatifs et donne des formations en communication communautaire et en éducation populaire avec une approche sexospécifique. Elle est actuellement co-coordonnatrice de Comunicadorxs Populares Por la Autonomía (COMPPA), un collectif qui, depuis 15 ans, accompagne les organismes dans leurs processus de communication, de lutte et de résistance pour leur territoire : www.comppa.org