READING

Radio Huayacocotla, La Voz Campesina, la Amada que...

Radio Huayacocotla, La Voz Campesina, la Amada que camina con el pueblo

El amado:
 Yo te comparo, amada mía,
a una yegua uncida al carro del Faraón.
¡Qué hermosas son tus mejillas entre los aros
y tu cuello entre los collares!
Te haremos pendientes de oro,
con incrustaciones de plata.
– El cantar de los cantares.

 

El 15 de agosto de éste 2017 nuestra amada Radio Huayacocotla, la radio del pueblo con su voz campesina de mujer madura, de abuela, cumplió 52 años.

La fiesta se adelantó por la fecha al sábado 12. Desde muy temprano, hombres y mujeres de Huayacocotla y de las comunidades cercanas empezaron a llegar a saludar a la Radio Huaya, como se le dice más cariñosamente. Ellos trajeron arreglos de flores, cuadros, tarjetas, globos y su alegría, para hacerle saber a La Amada y a quienes ahí trabajamos, de su cariño, respeto y admiración.

El festejo comenzó temprano con tamales y café para recibir a quienes llegaron a saludar. El teléfono tampoco dejó de sonar para hacerle saber a la amada que la querían, que la celebraban y que quieren escucharla muchos, muchos años más.

Ya hacia las 8 de la noche, la gente comenzó a llegar al centro deportivo en donde se realizó un baile para seguir la celebración. El baile duró hasta las tres y media de la mañana y más de 2500 personas se dieron cita ahí para mover los pies al ritmo de la música del trío, de la banda y de la cumbia. Hubo cohetes y toritos que alumbraron la noche y que fueron parte de la alegría de todas y todos los que ahí estábamos celebrando juntos la historia de una radio que ha mantenido el compromiso con la gente del pueblo. Bailamos juntos, hombres y mujeres para apapachar a nuestra amada.

La Amada comenzó sus emisiones como escuela radiofónica un 15 de agosto de 1965 con el fin de alfabetizar a la gente de la región. El proyecto estaba encabezado por dos religiosas.

En 1973 su voz fue aún más clara ya que su prioridad se volvió el acompañamiento a la gente de la comunidad, a los campesinos y campesinas de la región, en sus luchas. Los miembros del equipo de ese entonces ampliaron la visión de la alfabetización, a la de educación popular.

En 1990 Fomento Cultural y Educativo, Asociación Civil perteneciente a la Compañía de Jesús toma en sus manos el proyecto de la radio y lo refuerzan con la creación y el acompañamiento concreto a la Unidad de Producción Forestal Adalberto Tejeda.

La creciente violencia en la zona, motivó también la ampliación del proyecto con la creación del Comité de Derechos Humanos de la Sierra Norte de Veracruz para ser más fuertes y hacer frente a las injusticias que vivían los pueblos.

La Voz Campesina no sólo contó las historias de opresión e injusticia que asolaban a los Otomiés de Texcatepec, en donde los caciques ganaderos fueron despojando a los indígenas de sus tierras para poner extensos potreros y llenarlos de vacas.  No sólo les quitaban la tierra, sino que a muchos los asesinaron… La Voz Campesina y los miembros de lo que sería después el Comité de Derechos Humanos de la Sierra Norte de Veracruz, acompañaron al pueblo Otomí en su lucha, la cual concluyó con la expulsión de los caciques y la recuperación de 5 mil hectáreas de tierras que les fueron devueltos a sus dueños originales.

Así pues, desde sus inicios, La Amada ha estado cercana al pueblo de abajo y se ha convertido en un espacio único para los pueblos indígenas tan olvidados y violentados por el gobierno de México. Radio Huaya ha permitido que la voz de esos pueblos de la región (Otomíes, Tepehuas, Nahuas) sea escuchada. Por eso molesta tanto a los poderosos, al gobierno que por supuesto no quiere escucharlos.

 

“Sin dar explicación alguna de a qué fallas se referían,
tres meses después nos dijeron que ya podíamos abrir la radio”
– Alfredo Zepeda

 

Esta opción, la de dar voz a los sin voz ha generado que a La Amada la acosen constantemente los gobiernos, tanto el gobierno del Estado, como del Federal, ambos temerosos de que los pueblos se eduquen, se organicen, se concienticen. Por eso han querido silenciar a la Radio Huaya en varias ocasiones. Uno de los momentos más tensos fue después del Levantamiento Zapatista en 1994 cuando el gobierno llenó de militares las sierras del país, sobre todo las zonas indígenas.

En ese entonces argumentando deficiencias técnicas, el gobierno cerró la radio durante tres meses de marzo a mayo de 1995 nos cuenta Alfredo Zepeda, director del Proyecto y quien ha estado en éste por más de 30 años.
Añade: “Sin dar explicación alguna de a qué fallas se referían, tres meses después nos dijeron que ya podíamos abrir la radio”

En el año 2005, Radio Huayacocotla recibió de parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, el permiso para transmitir en FM ese año, finalmente la Secretaría de Comunicaciones y Transportes le otorgó el permiso para transmitir en el 105.5 de FM bajo las siglas XHFCE “La Voz de los Campesinos”.
Actualmente La Amada cuenta con 10 mil watts de potencia y suena desde la cumbre del cerro de Viborillas a toda la zona norte de Veracruz y a comunidades de Hidalgo, Puebla, San Luis Potosí, Querétaro y el sur de Tamaulipas.

El recuerdo más lejano que tengo de La Voz Campesina es una canción que sonaba en el “Noticiero del Campo” y que más o menos decía así: “La plaga, la plaga, me quería ganar, comiéndose la milpa de mi comunidad. Le llamé a Chonito, le llamé a Don Juan y de la pobre plaga ya no quedo nada”.
Actualmente el noticiero se llama: “Palabra al Aire” pero sigue teniendo como noticias principales, aquéllas que surgen de la vida de los pueblos de la región y del contacto directo de la Radio con las organizaciones de las comunidades.

A través de la radio también se fortalece, difunde y promueven las costumbres de la comunidad: las danzas, los cuentos y leyendas; los trabajos comunitarios como el de las parteras, quienes han sido atacadas por el sistema de salud de nuestro país ya que son constantemente amenazadas por su labor.

De igual manera la radio mantiene en contacto a la comunidad a través de la sección de Avisos y Comunicados, en donde se reportan los animales perdidos, el trabajo comunitario o faena, las jornadas de salud, los fallecimientos de la zona, las fiestas de las comunidades, etc. facilitando así el intercambio de información en zonas donde no hay acceso al teléfono.

 

La décima en la Huasteca
es elegancia rimada
de sílaba encadenada
que enjuaga al alma reseca
en Tlachi, en Huaya y en Texca
en donde el pueblo camina
toda la sierra ilumina
la radio de un pueblo en lucha
que en la Huasteca se escucha
y suena La Voz Campesina
– Carlos Hernández Dávila

 

Para La Amada es vital tener un abanico de lenguas en su voz, porque entiende lo que el pueblo dice, porque ella es del pueblo. De ahí que hable otomí, tepehua, náhuatl y español.

Y como es de colores como los pueblos así es la música que se contempla en la programación, por lo que en ésta hay música de trío y banda características de la región, así como las danzas de los pueblos y que corresponden a diversos rituales como la ofrenda al agua, al cerro, al elote. Hay sones de danza que también son más referentes a las fiestas, como sones para carnaval, bodas o días de muertos; Así nos lo contó Inocencio Flores Mina, el locutor tepehua de la radio.

Y la radio es tan comunitaria que suena en donde esté su gente, por más lejos que sea internet se ha puesto al servicio del pueblo, ya que ha servido para acompañar al pueblo migrante que, de estas tierras, se ha ido a lugares como Nueva York. A través de éste, las familias comparten no sólo los saludos, sino también las historias de los que se fueron y de los que se quedaron y la ausencia se hace más ligera.

La Amada pues, aunque suene lejos y cada vez su voz sea más fuerte, no deja su lado comunitario ni su compromiso con los de abajo. Consciente que asumir este servicio, la hace blanco como a las otras radios comunitarias del país, de los ataques de los poderosos que son cada vez más constantes en un país sacudido por la violencia. Sin embargo, siendo abuela y sabia, sabe que callar no sirve de nada y que en estos tiempos su voz es más necesaria que nunca. Ella sabe también que lo aprendido y vivido estos años, la han hecho más fuerte y que el pueblo la quiere y la respeta. Ella se sabe Amada.

 

Foto : Celebración frente a Radio Huayacocotla. Fotografía de Radio Huaya.

Inti Barrios
+ posts

INTI BARRIOS est une actrice, scénariste, animatrice de radio et conteuse d’origine mexicaine, qui a passé cinq ans à Montréal. Son travail créatif est lié au travail des organisations sociales et des droits humains. Elle travaille actuellement à Radio Huayacocotla, La Voz Campesina, à la fois dans la production de programmes et dans le travail de la voix avec les animateurs.trices.